Nos romanizamos en Nimes


Durante nuestras vacaciones en la localidad francesa, disfrutamos de una visita al Museo de la Romanidad.




Francia se ha convertido en nuestra destinación favorita. Por eso, decidimos pasar el puente de agosto en la ciudad de Nimes, considerada la Roma francesa, por la gran cantidad de ruinas romanas excelentemente conservadas que contiene.


Durante nuestra visita, no dejamos de visitar el espectacular coliseo, el templo de Diana y una gran torre romana, donde, peldaño a peldaño, llegamos sudando a la cima para poder observar una fantástica vista de la ciudad.


Uno de los atractivos más destacados del viaje fue, sin lugar a dudas, el Museo de la Romanidad, situado en el centro de Nimes. El edificio en sí es espectacular, puesto que cuenta con una fachada recubierta de vidrios y de más de 3.500 metros cuadrados, evocando los mosaicos romanos.


En él, las maquetas nos trasladaron a las construcciones originales romanas de todo el mundo ,y los tapices, las esculturas y objetos decorativos a la belleza de las domus. La tecnología puso la guinda en el museo con impresionantes proyecciones sobre lápidas y un espacio interactivo donde poder probarse las vestimentas y los peinados de la Antigua Roma.


No te pierdas este espectacular museo en tu visita a Nimes, una ciudad llena de historia y de belleza extraordinaria a tan solo dos pasos de nuestro país.


Museo de la Romanidad. 16 Boulevard des Arènes. 30900 Nimes. Francia. De lunes a domingo, de 10 a 19 h. Consultar precios y cambios de horarios. 








Recomendado


Maria del Mar Bonet

La historia olvidada de Pompeya

La pintura como reto permanente