Fira de Reis 2018


Un año más nos paseamos por la Gran Vía de Barcelona para descubrir las paraditas de regalos más entrañables del año.




Forma parte de la tradición de todo barcelonés pasearse por la calle Gran Vía, desde la calle Rocafort hasta llegar casi a la plaza Universidad, soñando entre paraditas de regalos para todos los gustos. Las clásicas muñecas de toda la vida, la joyería y complementos artesanales de diversos materiales, juguetes modernos inspirados en clásicos del manga o piezas de Playmobil… son muchas las posibilidades de presentes originales que se encuentran en cada una de la hilera de paraditas que conforman ambos lados de la calle.


El olor a churros, chocolate caliente y patatas fritas nos sumerge en la magia de la Navidad en Barcelona, acompañada de las paraditas de caramelos y dulces que terminan por hacernos salivar a lo largo de nuestro paseo. Destacando, como cada año, las heces de azúcar (las cacas, hablando en plata), protagonistas de cada una de las paradas de caramelos, que se llevarán como sorpresa algunos niños barceloneses, junto al carbón, tras la llegada de los Reyes Magos.


Tras la cabalgata serán muchos los que se pasen por la Fira de Reis para completar el conjunto de los regalos, como manda la tradición, puesto que antaño eran muchos los, hoy abuelos, que iban a comprar los regalos de última hora en una de las ferias más icónicas de la ciudad, con tantos años de historia y que aún conserva esa esencia que la hace única y que nos empuja a volver Navidad tras Navidad












Recomendado


Réquiem por la norma

Fira de Reis 2018

Entre Picasso y Picabia