Vacaciones en Nimes


Pasamos un fin de semana de agosto en esta fascinante localidad al sur de Francia.




Nos encanta el país francés: su idioma, cultura y gastronomía. Por eso, un año más, decidimos disfrutar de unos días en esta tierra.


La ciudad elegida fue Nîmes, conocida por tener los monumentos romanos mejor conservados de Europa. Visitamos las arenas, la Maison Carrée y el templo de Diana. Además, subimos a lo alto de la torre del mismo origen con tal de poder observar el precioso paisaje de la ciudad.


Nos paseamos mucho por calles, plazas y mercados, recuperando fuerzas en restaurantes con delicias locales e internacionales, como la crème brûlée o una dorada con ratatouille, entre las más destacadas de la cocina francesa de este viaje. Nos refrigeramos con Orangina y sirope de limón, gozando de un clima extremadamente cálido de finales de verano.


Para rematar nuestra visita nos maravillamos con el Museo de la Romanidad y aprendimos muchas cosas de la época romana en tierras francesas, disfrutando de los juegos y de las maquetas que alberga también un museo fascinante.


Volver a Francia entra dentro de nuestros planes y la ciudad de Nîmes nos ha enamorado. Nos quedaron cosas por hacer y museos que visitar, por lo que seguramente volvamos pronto, para sentirnos como verdaderas gladiadoras o emperatrices de un fascinante imperio que no deja nunca de asombrarnos. 










Recomendado


Maria del Mar Bonet

La historia olvidada de Pompeya

La pintura como reto permanente