Disfrutamos de la The Shopping Night Barcelona


El pasado jueves 30 de noviembre se celebró la noche de las compras en la capital catalana y no quisimos perdérnosla.




Muchas veces hemos oído hablar de la The Shopping Night Barcelona, durante nada más y nada menos que ocho años consecutivos, pero nunca hemos llegado a ir. Excusas baratas, como que estamos cansadas después de trabajar o que hace demasiado frío, ya no nos serán válidas para el año que viene, porque hemos descubierto un evento al que, sin duda, volveremos.


Nos pateamos todo el Paseo de Gracia, de punta a punta, desde la Plaza Cataluña hasta la Diagonal. Lo primero que nos sorprendió fue la cantidad de globos, focos de colores, música y gente guapa bailando que se encontraba en la calle.


Nuestra primera parada fue delante del Hotel Mandarín Oriental, donde Carme Ruscalleda y Raül Balam posaban con sus admiradores mientras les ofrecía un vasito de sopa solidaria, con el que podían deleitar sus paladares. A medida que fuimos subiendo calle arriba nos sorprendió la cantidad de tiendas que ofrecían espectaculares descuentos, photocalls como el de Desigual, e incluso las marcas que ofrecían muestras gratuitas de sus productos, como Cacaolat, FontVella o Sunbites.


Las colas en los establecimientos llegaban hasta cubrir manzanas enteras y la gente disfrutaba de todas las ventajas que se ofrecían en esta noche de compras, pero también de fiesta y de cultura. Puesto que también encontramos escenarios con orquestras y el que tendría que alojar la actuación de The Triplez, DJ e influencers de moda.


Ambientada en los lujosos años sesenta, la The Shopping Night Barcelona de este año tenía como a estrella destacada en su cartel a Teresa Gimpere, y también a la influencer Jessica Goicoechea con un fantástico look sesentero para los carteles colgados por toda la ciudad. Motivo que decoraba las últimas paradas de nuestro recorrido en la Diagonal y que nos recordaron el glamour y estilo de los sesenta en Barcelona, de la mano de unas fotografías documentales y de los modelos de los diseñadores en boga con los que te podías fotografiar.


Si no estabas ahí este año, te has perdido un gran evento. Pero no sufras, el año que viene podrás acudir a la próxima edición de la que será, sin duda, una noche única para las compras y para disfrutar, todavía más si se puede, de nuestra ciudad. 











Recomendado


La fotografía "creativa" en Cataluña

Nos colamos en La cocina de Picasso

Un año más en las Festes de Gràcia