Un año más en las Festes de Gràcia


Nos encanta la magia que se respira en las calles de uno de los barrios más icónicos de la ciudad condal, cada año, durante la segunda quincena de agosto.




No podíamos perdernos las Festes de Gràcia. Aunque acudimos el penúltimo día y las decoraciones padecieron algunos percances a causa de la lluvia, como siempre, nos encandilaron. Empezamos, casi sin quererlo, por la calle ganadora: la de la granja, con divertidas ocas de cartón y ratoncillos hechos con ratones de ordenador, con chaquetillas y orejas de ganchillo.


Paseando por las laberínticas calles del barrio de Gràcia, de una sola dirección este año como muestra de gran acierto debido a la masificación de los años anteriores, soñamos con un mundo romano y una gran fuente de vino dedicada a Baco, una calle griega de bellas y muy elaboradas columnas que parecían de mármol real, el espacio exterior y los divertidos alienígenas que lo habitan y las calaveras mejicanas con Frida Kahlo como estrella del espectáculo.


Sin duda, la calle que más nos gustó fue la inspirada en la película de Disney de El Libro de la Selva. Un enorme Mowgli nos recibía con las manos abiertas en la entrada, acompañados de Ska, la serpiente capaz de hipnotizarte con su mirada. En la zona donde se encontraba el gracioso oso Balú, justo en medio de la calle, había una piscina de plástico en el centro, donde se estaba celebrando una guerra de agua, que no pudimos evitar y terminamos un poco mojadas, pero agradecidas, puesto que la canícula parece que no quiere dejarnos todavía este verano. Al final de la calle el rey de los monos, de gran tamaño, se convierte en uno de los protagonistas más flagrantes de las fiestas de este año y hace que esta calle sea, para nosotras, fantástica.


Además, otros dibujos animados fueron los protagonistas de las calles más al norte, como La Patrulla Canina, tan popular entre los niños de nuestro país y por todo el mundo y los videojuegos tampoco podían dejar de estar presentes, como con la elaborada calle dedicada a Pac Man, un clásico para todos aquellos que vivimos de jóvenes la época de los ochenta y de los noventa.


Un año más nos lo pasamos en grande en las Festes de Gràcia y os animamos a que no os las perdáis en la próxima edición, porque siempre sorprenden y nunca decepcionan, pese al mal tiempo o a la gran cantidad de gente que vaya a haber. 

















Recomendado


Mercat de Nadal del Llibre 2018

Una cierta oscuridad

Photogenic festival en Las Arenas